"FLIPPED CLASSROOM" o Clase al revés

El término flipped classroom o aula al revés, consiste en asignar a tus alumnos las tareas menos activas para realizar en casa, y reservar para el trabajo en el aula las actividades que requieren una mayor participación e interacción.
.

En los últimos tiempos la multitarea se ha generalizado, muchas personas ven la televisión al mismo tiempo que navegan por internet en sus portátiles y tabletas, otras revisan el correo en los móviles mientras se encuentran presentes en reuniones y nos hemos ido habituando a incluir elementos multimedia en investigaciones y materiales de referencia. Tal vez por esa razón, a los estudiantes cada vez les resulta más difícil dedicar toda su atención a las explicaciones de sus profesores, sobre todo si estas se extienden a lo largo de una sesión de aula de una hora, o incluso de media. Cuando además hablamos de grupos de entre 20 y 30 alumnos, resulta todavía más difícil mantenerlos a todos centrados, en silencio y sin que se distraigan los unos a los otros.
.
La clase al revés es una metodología que nace para subsanar esta dificultad, que en ocasiones es fuente de frustración tanto para el profesorado y para el alumnado, pero va más allá de ser una simple solución a un problema. Cómo se aplica, facilita la atención a la diversidad y, por tanto, que el proceso de enseñanza-aprendizaje pueda personalizarse implicando al mismo nivel, tanto a los alumnos con capacidades superiores a las de la media, como a los que tienen dificultades en algunos aspectos que les impiden seguir el ritmo de la mayoría.
.
Infografía:
.
.